Se cuela entre sus labios un nombre sin dueño, presa de un hechizo del destino, un capricho labrado por los dioses, quizás del antaño...